Comer fuera de casa cuando eres celíaco

Para las personas que tienen intolerancia al gluten, muchas veces algo tan típico como es ir a un restaurante resulta una odisea. Si bien, afortunadamente, cada vez hay más concienciación relativa a la enfermedad celíaca y los locales tienen más en cuenta las necesidades de este colectivo, aún existe una gran falta de información.

El primer paso para regular la situación lo dio la legislación: una normativa que obliga a cualquier local del sector hostelero a indicar en su carta la presencia de alérgenos de todos los platos. A pesar esta medida, eso no evita que en muchos restaurantes se desconozca qué implica exactamente ser intolerante al gluten, qué alimentos se deben evitar y la necesidad de aislar los diferentes pedidos para evitar la contaminación cruzada.

Precisamente, la cuestión de la contaminación cruzada es uno de los mayores quebraderos de cabeza de un cliente celíaco cuando acude a un restaurante. En el local pueden saber qué ingredientes no utilizar en las recetas, pero también es posible que desconozcan que no se debe mezclar la preparación. Eso no significa que no puedan usar los mismos cubiertos o la misma vajilla; eso sí, hay que fijarse que estos no hayan entrado en contacto con algún alimento perjudicial, como por ejemplo, el pan.

Existen otras situaciones a las que puede enfrentarse una persona celíaca y que resultan especialmente molestas: errores en los menús y que estos no especifiquen correctamente qué es apto y qué no, subidas de precio en platos sin gluten, pérdida de la opción a ofertas especiales o a promociones de un restaurante… y olvidarse directamente de cualquier tipo de postre que no sea fruta.

Para evitar problemáticas de este tipo, la mejor opción es informarse previamente y así evitar malos entendidos. Una llamada al restaurante o al hotel en cuestión te permitirá informarte de primera mano de la disponibilidad de una carta sin gluten o de cualquier otra cuestión. Hay locales que necesitan ser avisados con antelación suficiente como para poder hacerse con los ingredientes necesarios para la elaboración de determinados platos, así que lo mejor es intentar reservar.

Por suerte, cada vez hay más webs que recopilan aquellos restaurantes en cada provincia que cumplen la normativa y que ofrecen un buen servicio a las personas con esta intolerancia, como en Viajar sin gluten. También, algunas grandes cadenas de comida rápida están facilitando el servicio, como por ejemplo McDonalds o Telepizza (solamente algunos establecimientos), con una variedad bastante amplia de productos para consumo apto; esperemos que muchos más sigan su ejemplo y que así salir fuera a comer no represente una dificultad.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.