¿Cuántos lácteos se deben consumir al día?

El calcio es indispensable en nuestro organismo; es el mineral del cual disponemos de más cantidad en nuestro cuerpo. La mayoría se encuentra en el sistema óseo y en los dientes, aunque existen otras partes del organismo que también se benefician de su presencia, como la misma sangre o los tejidos corporales. Cuando éramos pequeños y escuchábamos a nuestros padres hablar sobre la necesidad de consumir leche y lácteos es debido a la gran presencia de este mineral en este grupo de alimentos.

Aunque los lácteos no son los únicos que contienen calcio (lo tienen algunas verduras, como por ejemplo el brócoli, y también algunos pescados y legumbres), son estos los que se han hechos más populares por dicho aporte. ¿Por qué razón? Probablemente porque, desde que somos niños, no tenemos tantos problemas a la hora de consumir productos como la leche, los yogures o los helados, mientras que es más sencillo que le pongamos pegas al resto de alimentos, que no aprendemos a valorar hasta que no somos algo más mayores.

Volviendo al tema del calcio, es cierto que muchas veces se atribuye de forma errónea una relación entre éste y el aporte graso de los alimentos, aunque esto sea un falso mito. Los lácteos incluyen una gran variedad de productos, y la mayoría de ellos contienen, a su vez, distintas variedades que incorporan mayores o inferiores niveles de grasa. De modo que es sencillo consumir lácteos con total libertad, sin que nuestra dieta se resienta por ello.

Así que, si no eres intolerante a la lactosa (en cuyo caso deberás echar mano del resto de alimentos que contengan calcio) puedes consumir el aporte necesario de este mineral a través de productos tan deliciosos como la mantequilla, el queso o los yogures. Dado que la necesidad de este aporte es bastante elevada, deberemos consumir entre 2 y 4 raciones de lácteos al día; pero gracias a la versatilidad y a la variedad de productos existentes, no tendremos ningún tipo de problema para lograrlo disfrutando de la gastronomía.

Por ejemplo, los quesos son uno de los lácteos más valorados a nivel gastronómico; en España, existen diversas variedades, algunas de las cuales forman incluso parte del patrimonio cultural de las regiones, como por ejmplo el queso manchego. Este producto es una de las mejores opciones para disfrutar del calcio tan necesario: podemos consumirlo en el desayuno, en formato untable con las tostadas, en el almuerzo y en la merienda en forma de bocadillo, o como entremés para abrir el apetito de la forma más deliciosa. Y gracias a que hay muchísimas variedades, texturas y sabores, podemos presentarlo en forma de degustación de quesos, para que sea un éxito asegurado.

Ten siempre presente la necesidad de dar a tu cuerpo la dosis diaria de calcio, en todas las etapas de tu vida; de esta manera, evitarás problemas como la osteoporosis y otras afecciones derivadas de la carencia de este mineral.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.