Muerde la Pasta: un buffet libre para toda la familia

Los que conocen los buffets libres de la cadena Muerde la Pasta tienen una característica común: siempre regresan. ¿Por qué? Porque estos restaurantes saben conciliar como nadie la variedad gastronómica con el ocio familiar.

Los locales Muerde la Pasta solamente se encuentran en algunos centros comerciales, de modo que resultan la opción perfecta para descansar y recargar las pilas tras una larga jornada de compras. A diferencia de esos restaurantes de pequeñas dimensiones, en los que los niños pequeños terminan por impacientarse debido a las largas esperas, en estos buffets libres podrás servirte con plena libertad, eligiendo de entra una gran variedad de platos. Y lo mejor de todo: los niños pasaran un rato divertidísimo en el Pasta Park, un parque infantil habilitado para ellos donde es imposible aburrirse.

En cuanto a la gastronomía, Muerde la Pasta trabaja con uno de los estilos culinarios más atractivos y sugerentes: la cocina italiana. Conocida por su gran variedad y por platos que prácticamente todos adoramos como la pasta o la pizza, en estos restaurantes podrás degustar una buena muestra de su cocina. De esta manera podrás probar desde varios tipos de pastas normales y rellenas hasta deliciosas carnes y pescados, pasando por ensaladas, pizzas saladas (¡y dulces!), gratinados, etc. Su variedad la componen más de 100 especialidades, así que con una sola visita te costará conocerlas todas.

Por si fuera poco, el apartado de postres disponibles tampoco se queda corto en variedad. Ríquisimos helados que harán las delicias de los más golosos, aunque también hay fruta y varios tipos de repostería variada, para que sean cuales sean tus preferencias, las encuentres. Y para terminar… ¿qué tal un café o una infusión que te ayude a digerirlo todo?

Las personas que tengan algún tipo de intolerancia o que no puedan ingerir determinados ingredientes pueden encontrar la información de cada uno de los platos en la página web de la cadena. Consulta aquí los restaurantes que hay repartidos por la península y… ¡no pares de morder!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.